domingo, 11 de febrero de 2007

Elige mi propia aventura (parte II)

Llegué a casa con las bolsas de Disco.

Traté de ser lo más sigiloso posible, pero las voces de "Espero que no te hayas olvidado de nada" y "Hola, papá, ¿qué me compraste?" me recordaron porqué los terroristas o no tienen familia, o les dicen que en el cuartito del fondo arman avioncitos a radio control, o se reúnen en el "club de filatelistas" con sus amigos a "discutir sobre las estampillas de Maldivas".
Comencé a desembalar los componentes recién adquiridos.

El raid al estante de sustancias venenosas y explosivas, el cif cremoso al lado, la virulana junto al cif, el pan lactal adonde va el pan lactal, el tang con los otros de su especie, y el casancrem a la heladera, ubicándolo atrás del casancrem a medio comer para evitar tener dos a medio comer.

Otro detalle: Los niños perciben la sacarosa a distancia. Si fuera una sustancia ilegal, usarían niños para detectarla en los aeropuertos.
"Papi, me trajiste caramelos". Un padre no le puede negar unos caramelos a sus vástagos, aunque sean para algo importante.
Un paquete desapareció en segundos, debido a que el tejido subcutáneo de Judas no le hace asco a las cosas de menta.

Estaba poniendo las cocas light en el lugar en donde debería existir una alacena desde hace siete años, cuando los tres años de publicidad subliminal demostraron su eficiencia.
"¡papá, quiero coca!".
"¡No, Te va a hacer mal!"
"Pero quiero coca"
La intervención materna llegó, al grito de "¿Pero por qué no le das coca, no me vas a decir que te creés esa gansada que si comés mentos y tomás coca te morís?"
Vinieron a mi mente las decenas de powerpoints que leí, con la advertencia de "IMPORTANTE: Sustancia mortal en caramelos y gaseosa".

Tenía que experimentar los efectos mortales de la combinación, pero no lo haría con mi propio hijo.
Al menos, hasta que llegara a la adolescencia. Ahí veremos si cambio de opinión.

4 comentarios:

Hoja Mayor del Gomero dijo...

Es extraño explicar mi propia historia, pero al ser una historia participativa, debo agregar estas notas al margen:
(Ver capítulo anterior)

1. El Cif cremoso tiene un gusto extremadamente desagradable.
2. Gracias por la receta
3. ¿Como se va a llamar el muñequito? ¿Virumento? ¿Mento-Afro Metal? No lo veo muy funcional
4. Tengo cuenta en un banco suizo
5. El jugo artificial y encima light ya es demasiado antinatural
6. "Raid hogar y plantas es tan seguro que se lo puede usar para rociar los pañales de su hijo" (Leído en la etiqueta)

Cada vez me convenzo más que mi amigo guiy ha planeado, ejecutado y eliminado las pruebas de ciertos "trabajtos" de esta índole con anterioridad, no en vano hace esos viajes a Jordania, Siria y Líbano a "contactarse con clientes".

guiy dijo...

me queda una duda... La Coca, si bien no fué entregada al niño de inmediato, permanece intacta o no? Alcanzarán los menthos restantes para llevar a cabo el oscuro plan? Deberá el protagonista volver a arriesgarse para conseguir nuevamente estos elementos? La familia sospechará algo? Serían capaces de delatar al hombre de la casa?

p dijo...

Ahhhhhhhhhhhh!! (leáse como grito de horror)
Temo que la familia no sólo está al tanto del plan, sino que son contraespías con la secreta misión de sabotearlo!!! Sino, porque otra razón se dirigieron justamente a los artículos necesarios para el atentado??
Gomero, está seguro que su hijo es su hijo y no un enano de la mafia rusa disfrazado?

pd1: veo que tomó nota de mis sugerencias, se agradece. Fueron formuladas para su propio bien. Y déle una chance a los muñequitos!!
pd2: de "tu propia aventura" cambió el título a "mi propia aventura"! acaso piensa excluirnos de ella?

Eternauta dijo...

Quisiera saber si nuestro importante portal de noticias bizarras (?) puede contar con la primicia de este experimento que, sin lugar a dudas, cambiará la historia de la Argentina toda.

A sus órdenes.

Sir Charles Atlas (?)